IFeelCook

Mendl’s Courtesan au Chocolat de “El Gran Hotel Budapest”

Mendl's Courtisan au Chocolat

Si ya has visto la última película de Wes Anderson, El Gran Hotel Budapest, seguro que te suenan estos pastelitos ^_^ ¡Son los courtesan au chocolat de Mendl’s! Los que prepara Agatha en la pastelería de Herr Mendl y que tienen un papel destacado en la trama de la película (lee tranquilamente, no hay spoilers).

En cuanto la estrenaron, fui a ver la última peli de Wes Anderson (soy muy fan) y me quedé prendada de los pastelitos que aparecían. No salen en un plano aislado, de refilón o durante escasos segundos si no que son uno de los elementos claves de la historia. Se trata de unos pasteles altos y súper cucos, de color pastel, coronados con un grano de cacao que se empaquetan en cajitas rosas y los sirve una furgoneta molona también rosa. Todo muy Wes Anderson.

Hablando sobre la película, se nos ocurrió que sería muy guay poder hacer estos pasteles. Me bastó una sola búsqueda en Google para comprobar que… ¡el propio Anderson había hecho un video con la receta y elaboración de estos pastelitos!

Así que ayer, a lo Agatha, me pasé la mañana haciendo pasteles de Mendl’s :) Copio la receta a continuación, traducida al castellano y convertida a gramos, por si alguien más quiere hacerlos.

Así nos lo comimos :D

 

RECETA DE LOS COURTESAN AU CHOCOLAT DE MENDL’S, El Gran Hotel Budapest

Estos pastelitos están hechos con pasta choux, van rellenos de chocolate y están bañados con un glaseado de color pastel. Aquí va el paso a paso de cómo hacerlos:

1. LA MASA

La masa de estos pastelitos es pasta choux, una típica pasta francesa. Es, por ejemplo, la pasta de las lionesas o los éclairs, Si usas normalmente una receta de pasta choux que te va bien puedes utilizarla como base para estos pastelitos. Si no, sigue esta receta:

Ingredientes

  • 135 g de harina
  • 200 g de agua fría
  • 120 g de mantequilla
  • 4 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de azúcar

Elaboración

Ponemos en un cazo a fuego medio el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar. Cuando rompa a hervir, retiramos el cazo del fuego e incorporamos la harina de golpe. Removemos con una cuchara de madera y vamos ligando la masa. Incorporamos los huevos uno a uno removiendo bien después de añadir cada huevo.

Pasamos la masa a una manga pastelera con una boquilla redonda grande.

Precalentamos el horno a 180º. Sobre papel de horno, vamos poniendo con la manga porciones de masa de distintos tamaños (un poco separadas entre sí porque crecen en el horno). Hemos de tener cuidado e intentar que no nos queden piezas picudas porque luego va a ser más difícil poner una pieza sobre otra.

Horneamos durante unos 30-35 minutos. Dejamos enfriar las piezas sobre una rejilla. Mientras la pasta choux se hornea podemos ir preparando el chocolate con el que las vamos a rellenar.

2. EL RELLENO

Este relleno de chocolate es muy fácil y está súper bueno.

Ingredientes

  • 315 g de leche
  • 3 yemas
  • 2 cucharadas soperas de cacao en polvo (yo usé Valor)
  • 55 g de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cucharada de Maicena
  • 1 tableta de chocolate negro (yo usé una tableta de 125 g de 70% de cacao)

Elaboración

Ponemos la leche en un cazo a fuego medio. Troceamos la tableta de chocolate en la leche y removemos hasta que se derrita el chocolate.

Mientras tenemos el chocolate en el fuego, en un bol mezclamos las yemas, el cacao, el azúcar, la harina y la Maicena. Batimos con unas varillas (no hace falta que sean eléctricas, unas varillas para batir a mano son suficientes).

Echamos la mitad del chocolate caliente en el bol de las yemas. Mezclamos con el batidor hasta que la mezcla esté suave. Lo volvemos a pasar todo al cazo donde está el resto de la leche con el chocolate y removemos con una cuchara. En menos de un minuto, la mezcla se va a empezar a espesar. Cuando esté espesa, la retiramos del fuego y dejamos que se enfríe.

Mientras el chocolate se enfría podemos ir preparando el glaseado. Una vez esté frío el chocolate lo pasamos a una manga pastelera con una boquilla redonda (yo usé la boquilla número 8 de Wilton).

3. DECORACIÓN

Ingredientes para el glaseado

  • Azúcar glas
  • Leche

Elaboración

A modo orientativo, yo usé unos 150 g de azúcar glas. Ponemos el azúcar en un bol y vamos echando cucharadas de leche. Removemos con un batidor o una cuchara hasta que tengamos un glaseado lo suficientemente líquido y suave como para sumergir las bolitas de pasta choux.

Es mejor no dejar el glaseado demasiado líquido porque cuanto menos espeso esté más va a resbalar de la masa y con menos color va a quedar. Queda más bonito con un glaseado más espeso, que no se escurra mucho de los profiteroles.

Repartimos el glaseado en 3 boles y los teñimos de rosa pastel, verde clarito y lavanda. Yo usé una pizquita de nada de colorante Pink de Sugarflair, el Leaf Green de Wilton y el Regal Purple de Americolor.

4. MONTAJE

Ahora ya tenemos la pasta choux lista, el chocolate frío y el glaseado hecho. Es el momento de montar los courtesan au chocolat ;)

Agujereamos la base de los profiteroles con la punta de un cuchillo (o con una brocheta de madera). Con la manga pastelera llena de chocolate, rellenamos los profiteroles de chocolate insertando la boquilla por el agujero que hemos hecho en la base.

Sumergimos los profiteroles más grandes con el color lavanda, los medianos de verde y los más pequeños de rosa. Los ponemos en una rejilla hasta que el glaseado se seque.

Vamos a necesitar un poco de glaseado de color azul para unir los distintos capas de pasta. Yo tenía a mano glasa real (el royal icing de decorar las galletas) y, con una consistencia bastante dura (sin apenas agua), lo teñí de azul y lo utilicé como “pegamento” entre las capas. Pero no hace falta hacer glasa sólo para esto. Reserva un poco del glaseado que has hecho para decorar y tíñelo de azul. Asegúrate de no incorporarle mucha leche para que quede bastante denso y sirva de “pegamento”. Lo pasamos a una manga pastelera con una boquilla rizada.

Derretimos chocolate blanco y lo pasamos a una manga pastelera para hacer las filigranas. Yo las hice con glasa de color amarillo.

Una vez seco el glaseado hacemos las filigranas amarillas. Ponemos el “pegamento” azul y vamos montando las bolitas de pasta choux. Decoramos con un grano de cacao encima de todo (yo no tenía granos de cacao así que hice una pastillita con fondant de chocolate).

 

Cookies veganas

Vegan Cookies

Éstas son mis primeras cookies veganas. Y las he hecho siguiendo la receta del nuevo libro de Alma. Compré el libro hace pocos días y lo leí de atrás hacia adelante porque me apetecía hacer alguna galleta sana para tomar con café durante el finde.

Casi me desvío del camino cuando vi las cookies de doble chocolate de la página 43 pero al final me mantuve firme en mi propósito ;) e hice estas galletas veganas.

Por si alguien es tan beginner como yo en esto del veganismo, veganas quiere decir que no llevan ningún producto de origen animal. No llevan huevo, leche o mantequilla, ingredientes típicos en casi todas las galletas. En su lugar llevan leche de soja (bebida de soja, mejor dicho) y aceite de oliva.

Se pueden hacer todavía más sanas y hacerlas sin azúcar. Para ello, habría que sustituir el azúcar de la receta por tagatosa, por ejemplo. Hay que dividir entre dos la cantidad de azúcar que pide la receta para saber cuántos gramos de tagatosa necesitamos. En el blog hay otra receta con tagatosa, la de estos cupcakes sin azúcar.

Si no tienes tagatosa, también se podrían hacer galletas sin azúcar añadiéndoles stevia (como estos cupcakes) o sirope de agave. Las chips de chocolate o el chocolate que utilicemos han de ser también sin azúcar.

 
(más…)

Deshidratador para secar la glasa de las galletas

Heart Cookies

Este año, los Reyes Magos me trajeron un deshidratador de alimentos. No porque quisiera deshidratar frutas, verduras ni nada por el estilo sino para acelerar el secado de la glasa de las galletas decoradas. Oh yeah! Un aparatejo que incluí (como creo que más de una) rauda y veloz en mi wish list después de leer hace casi un par de años este post de Lilaloa.

Me pareció una maravilla leer que podría meter las galletas recién glaseadas en un deshidratador y sacarlas poco tiempo después completamente secas. Se había acabado hipotecar un trozo del mármol de mi cocina con varias bandejas llenas de galletas recién glaseadas durante todo un día. Y, además, metiendo las galletas en el deshidratador conseguiría una glasa más brillante, evitaría el sangrado de los colores… la repanocha, vamos. Así que después de mucho mirar, me compré este deshidratador. Tiene 5 bandejas regulables y en cada bandeja caben aproximadamente unas 10-12 galletas medianas. Las bandejas tienen dos posiciones de manera que no hay peligro de que una bandeja toque con las galletas de abajo que tengan mayor volumen o altura. Tiene un ventilador central y un botón de encendido y apagado (no tiene control de temperatura). Según las instrucciones, alcanza una temperatura de 70º en las bandejas de arriba y de 80-90º en las bandejas de abajo. Me costó unos 60€. (más…)

Cómo evitar el bleeding en las galletas

Galletas de elefante

Lo llamo bleeding porque lo he leído tantas veces en inglés que en mi cabeza suena mejor bleeding que “sangrado de los colores en las galletas decoradas”, “colores que se corren en las galletas” o cosas por el estilo. Si alguna vez has decorado galletas, el bleeding es esa cosa odiosa que pasa a veces cuando ponemos glasa oscura (pasa sobre todo con la glasa roja y negra) junto a o encima de glasa de color claro (blanco, amarillo, beige…). Para evitar que pase esto hay que poner primero un color, deja que seque completamente (o casi) y después glasear con el otro color.

Con todo el tiempo que lleva decorar galletas, lo ideal sería “ahorrarse” ese tiempo de espera entre un color y otro y poder decorar toda la galleta del tirón, dejarla secar y añadir después los detalles, volúmenes, etc,. Pero haciéndolo así y no respetando el tiempo de secado corres el riesgo de que los colores sangren.

El mayor “problema” viene cuando quieres hacer galletas como las de este post, con la técnica wet on wet. O sea,  dibujando sobre glasa recién puesta, que no está seca, para conseguir puntitos integrados en la glasa, sin volumen ni relieve (otro ejemplo son estos cerditos a topos). Si añades puntos blancos sobre glasa roja, puntos negros sobre glasa de color carne, etc., tienes todos los números para que los colores se mezclen. Pero si te fijas bien en estas galletas verás que no hay ni gota de bleeding ^_^ Y eso es porque… ¡¡he encontrado la solución al bleeding!! :D (más…)

Galletas de cerdito

Pig Cookies

Hace unos días, aprovechando un poco de glasa sobrante, hice estas galletas de cerdito. Los hice para aprovechar la glasa y, de paso, para  estrenar este cortador que me compré (juntos a otros minis) en Divertimenti :) Los compré porque me hizo ilu traerme algunos cookie cutters pero no hace falta irse tan lejos para comprar uno, aquí también lo venden.

Las galletas las hice con la receta que uso siempre. Échale un vistazo, hay hasta un vídeo molón paso a paso ;)  (más…)

Scones y clotted cream

receta de scones

Los scones son unos panecillos típicos del Reino Unido que se toman con clotted cream y mermelada en el cream tea. Y  con té, claro.

Yo los probé por primera vez en 2010, en un curso de Ibán Yarza sobre panes de molde y desayuno inglés. Y desde entonces, cada vez que he ido a Londres he aprovechado para atiborrarme de estos bollitos (normales o con pasas) bieeen cubiertos de clotted cream (una foto, otra foto y otra, todas del mismo viaje…). Los scones también se sirven acompañando los sandwichitos, macarons, merengues y demás tartas y dulces de los afternoon tea.

Hay dos corrientes alrededor de cómo preparar los scones: como lo hacen en Devon o como lo hacen en Cornualles. En Devon: primero se pone la clotted cream y encima la mermelada. En Cornualles: al revés. Primero la mermelada y encima la clotted cream (foto y más explicación de Dan Lepard). Yo me decanto por el Devon way :) (más…)

Problemas con la glasa: burbujas de aire

azucar glas para royal icing

Fuente: shellysblogger (Flickr)

Si llevas algún tiempo decorando galletas, lo más probable es que alguna vez tu glasa te haya dado algún que otro quebradero de cabeza (y sino, eres alguien con mucha suerte porque a mí me pasa de todo…). Yo, el mayor problema galletero con el que he tenido que lidiar hasta ahora, ha sido el de las burbujas de aire en la glasa. Seguro que si te ha pasado alguna vez sabes perfectamente de lo que hablo… Y si no, mira esta foto (si quieres ver la foto completa, está aquí). La foto es malilla porque está hecha con el móvil para enviar del plan “mira lo que me pasa” pero puedes ver más fotos de galletas con este problema de burbujas de aire en este post de SweetSugarBelle. (más…)

Cupcakes de granada

Cupcakes con fruta

Lo único bueno de no cumplir los propósitos que te habías propuesto a primeros de año es que no has de perder el tiempo pensando los del año siguiente. Te ahorras el autoengaño y la lista nueva de deseos y buenas voluntades. Yo hace años que a primeros de enero no tengo nada nuevo que proponerme porque con cumplir los propósitos viejos me daría por satisfecha. Y lo peor es que no son precisamente cosas del tipo “aprender a hacer galletas” o “tejerme una colcha” aunque también, porque hay un porrón de cosas que querría hacer, aprender, mejorar…

El tiempo que no he perdido pensando propósitos nuevos lo he invertido haciendo cupcakes :) Unos cupcakes de granada que estaban buenísimos, con trocitos de granada sobre el buttercream y dentro de la masa, mmmm. Ya que es tiempo de granadas, que me encantan y que mi santo padre tiene una paciencia infinita para pelarlas, hice unos cuantos cupcakes de granada con buttercream también de granada adaptando esta receta. (más…)