24 Febrero 2015

bizcocho de limón y semillas de amapola

Este bizcocho ha sido un poco como el carrot cake, el típico bizcocho que llevaba años viendo en todas partes y queriendo hacer y que, ahora que lo he hecho, no entiendo por qué he esperado tanto.

Además, es un bizcocho muy fácil de hacer, lleno de sabor a limón y al masticar, se notan las semillas de amapola crujientitas. En lugar de hacerlo en su forma más clásica, en molde rectangular (loaf), lo he hecho en porciones individuales en estas mini cápsulas de Greengate que compré hace tiempo aquí.

lemon and poppy seed loaf

RECETA DE BIZCOCHO DE LIMÓN Y SEMILLAS DE AMAPOLA

La receta es del libro The Hummingbird Bakery. Cake Days.

Con estas cantidades sale un bizcocho para 8-10 personas o 10 mini bizcochitos individuales.

Ingredientes

Para el bizcocho:

  • 190 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 190 g de harina de todo uso
  • 190 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de bicarbonató sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 cucharadas de semillas de amapola
  • La ralladura de un limón
  • 25 ml de leche
  • 80 g de queso ricotta

Para el sirope:

  • 50 g de azúcar glas
  • El zumo de un limón

Elaboración

Precalentamos el horno a 170º.

En un bol, tamizamos la harina, el bicarbonato sódico y la sal. Añadimos la ralladura de limón y las semillas de amapola. Reservamos.

En otro bol, mezclamos (con las varillas eléctricas o, si somos unos suertudos, con la Kitchen Aid) la mantequilla y el azúcar. Cuando la mezcla esté cremosa, añadimos los huevos de uno en uno esperando a que el primero se integre bien antes de echar el siguiente.

Incorporamos el bol de la harina al bol de los ingredientes líquidos mientras continuamos batiendo a la velocidad más baja posible. Lo echamos en tres veces: echamos harina, batimos, echamos harina, echamos la leche, batimos y acabamos con el resto de harina que nos quedaba.

Aumentamos la velocidad de batido y cuando la mezcla esté suave, echamos el queso ricotta. Mezclamos bien.

Pasamos la masa a un molde. Si es un molde de metal, recuerda engrasarlo antes. Yo puse la masa directamente en estas cápsulas de papel. Si lo pones en un molde, necesitarás hornearlo durante unos 50-60 minutos (recuerda comprobar que está hecho insertando una brocheta en el centro del bizcocho antes de sacarlo. Si sale limpia, ya puedes sacar el bizcocho). Para mis mini bizcochitos, unos 25-30 minutos fueron suficientes.

Mientras el bizcocho está en el horno, podemos ir preparando el sirope. Ponemos en un cazo al fuego el zumo de un limón con 50 g de azúcar glas y dejamos que hierva hasta que se reduzca a la mitad.

Sacamos el bizcocho del horno y, cuando aún está caliente, lo pintamos con el sirope. Dejamos que se enfríe por completo y ¡a comer! Mira qué pinta…

bizcocho de limón