False
8 diciembre 2015

brunkager

El año pasado, asistí al curso de dulces navideños que las chicas de Smor & Brod impartieron en Fes-te Farinetes. El curso estuvo muy bien e hicimos algunos de los típicos dulces de Navidad de los países nórdicos. Entre otros, hicimos brunkager, unas galletas con especias que se comen por Navidad en Dinamarca.

La versión más moderna de estas galletas incorpora a la masa pistachos, naranja confitada o jengibre pero yo, para empezar, he preferido hacerlas en su versión más tradicional.

galletas danesas

Estas galletas, como el resto de recetas del curso y otras muchas de la repostería nórdica (según nos dijeron), se elaboran con mantequilla con sal. Además, y puestos a hacerlas lo más parecidas a las galletas del curso, compré esta melaza Dansukker. Si vives en Barcelona, puedes encontrarla en Pappa Sven (un restaurante/tienda sueco). Si no puedes encontrar esta melaza, utiliza cualquier golden syrup que tengas a mano (por ejemplo, éste).

En el curso utilizamos hjorthornssalt para hacer las brunkager. Nos dijeron que se suele utilizar bicarbonato de amonio o potasio de sodio como leudante. No es nada fácil de encontrar y en Britta’s o Pappa Sven no tienen. Suerte que la chica donde compré la melaza, muy maja, me regaló el poquito de hjorthornssalt que le quedaba. Si no lo encuentras, las puedes hacer sin problemas con bicarbonato sódico corriente y moliente. (De hecho, la chica nos dijo que ella nunca había hecho las pepparkakor con hjorthornssalt, siempre con bicarbonato sódico).

Danish Cookies

RECETA DE GALLETAS BRUNKAGER

He adaptado la receta del curso y con estas cantidades salen unas 35-40 galletas medianas.

Ingredientes

  • 85 g de melaza
  • 85 g de mantequilla con sal
  • 50 ml de agua
  • 1 cucharadita de hjorthornssalt (si no encuentras, lo puedes hacer con bicarbonato sódico).
  • 100 g de azúcar (blanco o moreno, al gusto. Yo las he hecho ya dos veces, una con blanco y otra con moreno. Si las vuelvo a hacer, por el color y sabor que les da, seguramente las haré con azúcar moreno).
  • 80 – 100 g de almendra laminada
  • 275 g de harina de todo uso (seguramente la masa va a pedir un poco más de harina pero no la eches de golpe. A partir de esta cantidad, incorpora harina poco a poco).
  • 1 cucharada de canela
  • 1/2 cucharadita de clavo molido
  • Yo no lo eché pero si tienes a mano puedes incorporar también una pizca de pimienta de Jamaica molida.

Como decía antes, ésta es la versión clásica de las galletas pero en versiones más modernas se puede añadir también 1/2 cucharadita de jengibre molido o sustituir parte de la almendra por piel de naranja confitada y/o pistachos crudos.

Elaboración

Pon la melaza y la mantequilla a calentar en un cazo hasta que la mantequilla se derrita (sin que llegue a hervir, con que se derrita es suficiente).

Mezcla el bicarbonato con el agua y, una vez derretida la mantequilla, incorpora el vaso de agua al cazo.

Añade también las almendras laminadas y el azúcar. Mezcla todo bien con una espátula y retira el cazo del fuego. Si el cazo no es muy grande, puedes pasar la mezcla a un bol para que el siguiente paso te resulte más cómodo.

Deja que la mezcla se enfríe hasta que esté a temperatura ambiente. (Esto es importante, no hay que incorporar la harina antes de que esta mezcla se haya enfriado).

Tamizamos la harina con las especias en un bol y lo echamos en el bol de los líquidos. Amasamos hasta conseguir una masa uniforme, que casi no se pegue a las manos. Si la masa se pega, incorporamos harina poco a poco.

Si no las quieres hornear al momento, la masa se puede congelar o guardar en la nevera envuelta en papel film durante un par de semanas. Puedes hacer un cilindro con la masa, así después sólo tendrás que cortar rodajas de masa fría y hornear.

Metemos la masa en la nevera hasta que enfríe. Una vez fría, la sacamos y la extendemos sobre papel de horno, papel film o una superficie enharinada. Hay que extender la masa muy finita (yo utilicé el aro de 2 mm de mi rodillo), nada que ver con el grosor de las galletas decoradas. Cortamos la masa con los cortadores de galleta. Hay que tener en cuenta que como estas galletas llevan almendra laminada, la superficie y los bordes pueden quedar un poco irregulares.

Con el horno precalentado, las horneamos a 180º durante unos 6-8 minutos. Hay que estar pendiente del horno porque, como son finas, se queman rápidamente. Las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Puedes acompañar estas galletas con un vaso de glögg (vino caliente especiado) :)

El árbol de ganchillo lo hice hace un par de Navidades con este patrón. Desde hace unos días, ya decora el mueble de la tele junto a este tió ^^