False
25 marzo 2014

Heart Cookies

Este año, los Reyes Magos me trajeron un deshidratador de alimentos para acelerar el secado de la glasa de las galletas decoradas. Oh yeah! Un aparatejo que incluí rauda y veloz en mi wish list después de leer hace casi un par de años este post de Lilaloa.

Me pareció música celestial leer que podría meter las galletas recién glaseadas en un deshidratador y sacarlas poco tiempo después completamente secas. Se había acabado hipotecar un trozo del mármol de mi cocina con varias bandejas llenas de galletas recién glaseadas durante todo un día. Y además, metiendo las galletas en el deshidratador conseguiría una glasa más brillante, evitaría el sangrado de los colores… parecía la repanocha. Así que después de mucho mirar, me compré este deshidratador.

Tiene 5 bandejas regulables y en cada bandeja caben aproximadamente unas 10-12 galletas medianas. Las bandejas tienen dos posiciones de manera que no hay peligro de que una bandeja toque con las galletas de abajo que tengan mayor volumen o altura. Tiene un ventilador central y un botón de encendido y apagado (no tiene control de temperatura). Según las instrucciones, alcanza una temperatura de 70º en las bandejas de arriba y de 80-90º en las bandejas de abajo. Me costó unos 60€.

Deshidratador de alimentos

Una vez hemos terminado de decorar nuestras galletas, hemos de dejar que la glasa se seque. El método de toda la vida es dejar las galletas al aire libre el tiempo necesario para que la glasa se seque y quede una glasa dura al tacto. El tiempo que vamos a necesitar para que nuestras galletas se sequen va a depender, casi completamente, de las condiciones ambientales.

Cuánto antes se seque el glaseado, menos tiempo vamos a tener que invertir en decorar una galleta de principio a fin y, además, vamos a minimizar la aparición de problemas como el sangrado de los colores.

Después de usar el deshidratador unas cuantas veces he llegado a las siguientes conclusiones:

  • Si vives en un lugar con un clima húmedo (como yo) vas a necesitar muchas horas para conseguir que el deshidratador seque completamente la glasa. Si vives en un lugar seco, dejando las galletas 30-40 minutos en el deshidratador quizás sea suficiente para tener unas galletas casi secas pero en un lugar como Barcelona eso es casi imposible. O al menos esa es mi experiencia. Por lo tanto, si quieres comprarte un deshidratador para que tus galletas estén completamente secas en un plis (como yo pensaba antes de comprarlo) piénsatelo dos veces si vives en un lugar con mucha humedad porque es probable que no funcione. De hecho, en este post Lilaloa explica que cuando vivía en Corea del Norte tenía que dejar las galletas 6-8 horas en el deshidratador para que estuvieran completamente secas. Yo hice una prueba y tuve que dejar las galletas unas 5h en el deshidratador para sacarlas totalmente secas y que al apretar fuerte con el dedo la glasa no se quebrara. Dejar las galletas todas esas horas en un deshidratador no me parece demasiado eficiente. Otra cosa sería tenerlas 30-60 min, sacarlas casi secas y ahorrarte el tiempo y el espacio de dejarlas secar al aire libre pero si las has de tener 5 horas en un deshidratador recibiendo 70º de calor… pues como que no. Aunque sacar las galletas completamente secas nos pueda llevar varias horas (aunque, insisto, esto depende de las condiciones ambientales donde viva cada uno), el deshidratador sí que va bien para meter las galletas 30-40 min, que se seque la primera capa de glasa y poder continuar glaseando encima, añadiendo detalles, glaseando al lado para crear volumen (como en estas calabazas, por ejemplo), etc,.
  • El deshidratador va bien para minimizar los problemas de bleeding. Meter las galletas unos minutos en el deshidratador evita que los colores se mezclen (normalmente los colores oscuros, como rojo y negro, sobre los colores claros). Aún y así, gafe que es una, un par de veces me ha pasado que los colores se han mezclado igualmente dentro del deshidratador. Grrrrrr. Lo más eficaz para terminar con los problemas de sangrado de los colores ha sido esto.
  • Básicamente, el deshidratador va muy bien para conseguir que la glasa brille. Éste es el mayor uso que le he encontrado. Con sólo 30 minutos, se nota bastante diferencia entre una galleta que se ha secado al aire libre y otra que hemos puesto 30 minutos en el deshidratador. Y la diferencia aumenta cuánto más tiempo la dejamos. Yo creo que lo que voy a hacer a partir de ahora es meter las galletas en el deshidratador una vez estén completamente decoradas, para darles un poco de brillo y que queden más bonitas :)

Galletas de corazones

Aquí hay algunos ejemplos. Hice galletas (con esta receta), las glaseé con color rojo y las puse en el deshidratador 30 min, 1 hora, 2 horas y 3 horas. Y también dejé una fuera del deshidratador. La que se secó al aire libre durante toda la noche es completamente mate y el rojo es más oscuro que las que estuvieron en el deshidratador.

Aquí se ve todavía mejor. ¡Y con sólo 30 minutos!

Deshidratador para glasa

Sinceramente, yo creo que con 30 minutos es más que suficiente para conseguir que la galleta brille y quede bonita. 60 min si queremos un poco más de brillo pero creo que 3h no es para nada necesario.

Cosas que a lo mejor te preguntas:

  1. El color no se altera por tener las galletas varias horas en el deshidratador. Yo las he tenido hasta 8h y los colores no cambian.
  2. Las galletas no se resecan ni se queman. Si las dejamos varias horas, salen bien calientes del deshidratador pero no se resecan.

El único problema que me he encontrado con el deshidratador es el del rippling u ondulaciones de la glasa. Si ponemos galletones grandes (yo puse seis galletas de 10×15) recién glaseados en el deshidratador, corremos el peligro de que la glasa se ondule. No me ha pasado nunca con galletas medianas. Sólo he puesto galletas tan grandes en el deshidratador una vez pero los seis galletones tuvieron este problema. Puedes leer más información sobre este problema aquí.

Puedes leer más información sobre el uso del deshidratador para la glasa en estos posts:

Edición: dos años más tarde, apenas he usado el deshidratador. Como comentaba más arriba, y viviendo en un lugar con tanta humedad, el deshidratador me sirve básicamente para darle algo de brillo a la glasa y que no quede tan mate. La mayoría de las veces, no lo saco de su caja sólo para eso y, al final, apenas le he acabado dando uso. En mi caso, haciendo galletas de forma cada vez más esporádica y no viviendo en un clima seco, posiblemente no me lo volvería a comprar.

  • Discúlpame, no entiendo bien la pregunta. El royal icing en las galletas tarda en secarse lo que indica el post. ¿A qué te refieres con lo de las manzanas de chocolate?
    Saludos.