12 marzo 2012

Ver a tamaño completo

Los Reyes me trajeron muchas cosas chulas y una de ellas fue ¡¡una impresora con tinta comestible!! :) Estas semanas he estado buscando información sobre impresión comestible, los distintos tipos de papel que hay, tiendas online, etc. Yo pensé que la cosa iba a ser fácil pero… no precisamente.

A medida que vaya aprendiendo más cosas las iré añadiendo así que será un post en continua edición.

Comparto lo que he aprendido hasta ahora por si a alguien más le pudiera interesar. Por lo que he leído, hay, básicamente, dos marcas de impresoras (Canon y Epson) que tienen algunos modelos compatibles con tinta comestible. Este tipo de impresoras son impresoras “normales” sólo que algunos modelos son compatibles para utilizar con tinta y papel comestible. Mi impresora es esta Canon y los consumibles los compré (los Reyes los compraron, mejor dicho) en Suministros Cohesa. Además, ahí se puede ver qué modelos de impresoras son compatibles para impresión comestible.

En lo que respecta al papel, hay dos tipos de papel comestible: wafer paper (o rice paper) y frosting sheets (o icing sheets). El wafer paper es el papel tipo oblea, hecho de almidón. Las imágenes impresas en este tipo de papel son de menor calidad que las impresas en frosting sheets por lo que este papel de arroz es menos indicado que el de azúcar para poner una imagen comestible en un pastel. Además, el papel de arroz tiene tendencia a arrugarse debido a la humedad del pastel.

A la hora de imprimir, el papel de azúcar tiene una parte imprimible y un plástico en la parte de atrás. El papel de arroz, en cambio, tiene una parte rugosa y otra suave pero parece que imprimir en la parte suave da mejores resultados.

Una de las diferencias principales entre los dos tipos de papel es que el papel de azúcar sí se disuelve en el frosting del pastel absorbiendo incluso el gusto, color y a veces también la consistencia mientras que el papel de arroz, más parecido a una oblea, sólo se disuelve en agua, no en el frosting.

El papel de azúcar se ha de conservar en una bolsa con zip para que esté bien cerrado y evitar que se seque (de hecho, ya vienen en una bolsa de este tipo para protegerlas). Es conveniente guardarlas lejos de una fuente directa de luz, no hace falta que se refrigeren y tienen una vida útil de un año.

Toda esta información, obviamente, no me ha venido por ciencia infusa. La fuente es este link de Cake Central. En él, además, hay otra información interesante sobre los frostings con los que se pueden usar estos papeles y los posibles problemas (y soluciones) con los que nos podemos encontrar a la hora de usar imágenes comestibles. Aquí hay una primera parte también muy útil con información sobre impresoras, tintas, etc.

Respecto a los papeles de azúcar, no todos son iguales. Yo pensaba que cualquier papel de azúcar me iría bien para cortarlo con un cortador de galleta y ponerlo sobre ésta peeero se ve que no. Algunos, muy flexibles y con gran tendencia a doblarse y perder la forma, no se pueden cortar con cortador de ninguna manera. Sólo se pueden cortar con tijeras. Otros, más rígidos, sí que pueden cortarse con cortador de galleta siempre y cuando pongamos un foam debajo. Es el caso del papel con los que hice estas manoplas de pata de gallo. Y estoy a la espera de probar otros que, en principio, no me van a dar ningún problema para cortar con cortador.

Este link de Bake at 350éste y este otro link de Sweetopia pueden ser útiles a la hora de imprimir imágenes y hacer este tipo de galletas.

Gracias a Julia de Postreadicción y a Miriam y Estíbaliz de Mensaje en una galleta por su ayuda.

¡Me parece una chulada esto de la impresión comestible!