7 enero 2015

magdalenas caseras

Papá Noel me trajo el último libro de Webos Fritos así que he empezado el año haciendo magdalenas.

Las magdalenas de este libro son megamagdalenas pero yo las he hecho en cápsulas individuales. Son fáciles y rápidas de hacer y quedan unas magdalenas súper tiernas y esponjosas.

receta de magdalenas

RECETA DE MAGDALENAS CASERAS

Esta receta es del libro Bizcochos, de Webos Fritos. (La propia Su dice que es una receta adaptada del libro Repostería y pastelería con Thermomix). Puedes encontrar un vídeo para hacer paso a paso estas magdalenas aquí.

Ingredientes

  • 220 g de harina todo uso
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 200 g de aceite de oliva virgen extra
  • La ralladura de una piel de naranja
  • 50 g de zumo de naranja
  • 1 pellizco de sal
  • 1 sobre (16 g) de levadura Royal

Elaboración

En un bol tamizamos la harina, la levadura química y la sal. Incorporamos la ralladura de naranja. Reservamos.

Escogemos otro bol que no esté frío. Si lo está, lo llenamos de agua caliente, lo vaciamos y secamos para que se temple. Echamos en este bol los huevos, el azúcar y el zumo de naranja. Batimos con las varillas (manuales o eléctricas, yo usé la KitchenAid) durante unos 6 minutos hasta que la mezcla esté blanca y espumosa.

Incorporamos el aceite y batimos. Agregamos el bol de la harina al bol de los líquidos y mezclamos ligeramente, lo justo para que se integre.

Ponemos las cápsulas para magdalenas (yo usé las de House of Marie) dentro de un molde metálico para magdalenas (o dentro de unas flaneras) como éste para que la masa no se desparrame.

Vertemos la masa dentro de las cápsulas (hasta un dedo del borde) y metemos el molde en la nevera durante 30 minutos.

Precalentamos el horno, arriba y abajo, a 250º.

Pasado el tiempo, sacamos el molde de la nevera, echamos azúcar sobre la masa y lo metemos en el horno durante 12-14 min a 220º (lo precalentamos a 250º y, en el momento de entrar el molde, lo bajamos a 220º).

Para asegurarnos que están hechas, metemos un palillo o brocheta en el centro de las magdalenas. Si sale limpio, las magdalenas ya están listas. Si necesitamos abrir el horno para comprobar que están hechas, hay que hacerlo lo más tarde posible, hacia el minuto 12 ó 13.

Las dejamos enfriar sobre una rejilla y, una vez frías, las podemos conservar en una lata de metal o tupper hermético. Quedan unas magdalenas buenísimas y, después de tres días, siguen blanditas.

Para la próxima vez que las haga, voy a dejarlas más tiempo en la nevera para que la masa esté más fría cuando la meta en el horno, voy a llenar un poquito más las cápsulas y no voy a bajar el horno a 220º porque creo que mi horno calienta menos de lo que indica el termostato. Creo que probaré a 240º. A ver si con estas cosillas consigo un mega copetón :)