False
18 diciembre 2014

mulled wine cupcakes

Aprovechando que había hecho mulled wine, hice unos cuantos cupcakes de mulled wine con una receta del libro Cupcakes, de Peggy Porschen.

Estos cupcakes quedan súper buenos, blanditos y con un ligero sabor a vino tinto y a canela. El buttercream es de queso y naranja (también se le puede añadir unas gotitas de cointreau pero éstos son alcohol free).

cupcakes de vino

El renete de la foto está un poco atrotinado pero me lo llevé el año pasado de este cupcake de Navidad de Primrose Bakery ^_^

RECETA DE MULLED WINE CUPCAKES

Receta adaptada del libro Cupcakes, de Peggy Porschen. Con estas cantidades salen unos 6-8 cupcakes.

Ingredientes para el bizcocho

  • 112 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 112 g de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • La piel rallada de una naranja
  • 120 g de harina bizcochona (con levadura incorporada)
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de canela
  • 2 cucharadas de mulled wine (si no tienes, le puedes echar vino tinto)
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • (Yo no se lo eché pero la receta original también incorpora 1/4 de cucharadita de clavo molido)

Ingredientes para el buttercream

  • 125 g de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 312 g de azúcar glas tamizada (yo usé icing sugar, como para las galletas decoradas)
  • La ralladura de dos naranjas

Elaboración

Ponemos en un bol la mantequilla, el azúcar, la sal y la piel de naranja y batimos a velocidad media (yo lo hice con la Kitchen Aid pero igual se puede hacer con unas varillas eléctricas) hasta que quede una masa cremosa y suave.

En otro bol, tamizamos la harina y las especias.

Vamos incorporando los huevos a la mezcla de mantequilla, muy poco a poco y batiendo rápido para que se integre bien. Si la masa empieza a separarse, podemos echar un par de cucharadas del bol de la harina y seguir batiendo.

Una vez hemos incorporado los huevos, echamos el mulled wine (o vino tinto en su defecto). Añadimos la harina y especias y batimos sólo lo necesario para que se integre.

Pasamos la masa (yo lo hago con una cuchara de helado) a las cápsulas (yo uso las de House of Marie) que ya tendremos puestas en el molde para cupcakes y lo metemos en el horno, previamente precalentado, durante 15-20 minutos a 180º.

Cuando al introducir una brocheta en el centro del cupcake ésta salga limpia, ya podemos sacar los cupcakes del horno y dejarlos enfriar. En este punto, la receta original dice que hay que poner un sirope de mulled wine sobre los cupcakes aún tibios pero yo no lo hice. Los saqué directamente del molde y los dejé enfriar sobre una rejilla. Además, creo que mis cupcakes ya estaban bien servidos de mulled wine porque se me fue un pelín la mano y donde decía “2 cucharadas de mulled wine” yo le puse por lo menos el doble ;P

Una vez fríos, agujereamos el centro del cupcake y lo rellenamos con una mermelada de moras buena. (Recuerda no comerte el centro que saques con el descorazonador porque hay que volver a tapar el agujerito con la mermelada).

Para hacer el buttercream, pon el queso crema en un bol y bate hasta que quede cremoso.

En otro bol, pon la mantequilla, la piel de naranja y un tercio del azúcar y bate hasta que esté suave. Añade otro tercio del azúcar y sigue batiendo. Añade el último tercio. Bate y ve bajando con una espátula los restos que queden en las paredes del bol.

Incorpora el queso crema que has batido al principio y bátelo a velocidad baja hasta que todo esté bien integrado.

Tápalo con papel film y mete el buttercream en la nevera para que esté más firme (y evitar que se desparrame) antes de decorar los cupcakes. Yo lo dejé toda la noche y los decoré al día siguiente. Conviene sacarlo de la nevera con un poquito de antelación para que sea más fácil de manejar con la manga pastelera. Estos cupcakes están decorados con una boquilla redonda grande.