5 enero 2012

Ver a tamaño completo

A la espera de aprender a hacer un roscón de Reyes tan chulo como éste de ganchillo, he hecho un montón de roscones (siguiendo esta receta). Tantos como cuatro. Quedaron buenos y el olor que queda en la cocina (y hasta en el horno) a agua de azahar y naranja es… mmmm, pero, aún y así, creo que queda un poco por mejorar para conseguir un buen roscón.

Ver a tamaño completo

He hecho cuatro porque los dos primeros (con estas cantidades salen dos roscones medianitos) los hice con una harina y… aunque no quedó mal, el resultado no me acabó de convencer. Normalmente utilizo la harina panificable de Rincón del Segura, una harina ecológica muy buena que para panes es estupenda pero… creo que no es la más adecuada para masas enriquecidas.

Al día siguiente, hice un par de pruebas más con una harina de fuerza tiradilla del súper, que era lo único que tenía a mano en ese momento, pero el resultado fue un poco más de lo mismo. Para próximas veces, voy a probar con esta harina de fuerza de El Amasadero, a ver qué tal.

Edición: las pruebas con esta harina fueron mucho mejor y es la harina que sigo utilizando tanto para roscones, cocas u otras masas enriquecidas.

Y ya puestos a hacer pruebas, este año he congelado uno de los roscones para que esté bien tierno para desayunar la mañana de Reyes ^_^

Gracias, Sarai, por este logo :)